Sharing is caring!

Cada vez son más las grandes superficies que celebran su particular día sin IVA. En días concretos, y sin avisar con demasiada antelación, las compañías ofrecen sus productos con una rebaja genérica, que según ellos, corresponde al valor del IVA.
Con todos los gastos que debemos solventar mensualmente y con el costo actual de la vida, es normal que mostremos interés en ahorrarnos algo de dinero de vez en cuando.
En una sociedad de consumidores, el ahorro parece ser una palabra demasiado lejana. Si logramos disminuir los gastos en ciertos artículos, los incrementarlos en otros. Aun así, nos mantenemos en una constante búsqueda de los mejores trucos para ahorrar dinero mediante ofertas y promociones.

¿Qué esconde el día sin IVA?

La publicidad vende la idea de que en la fecha establecida por la empresa, todos los productos podrán ser adquiridos sin necesidad de pagar el impuesto al valor añadido, es decir, con una rebaja del 21 %. Sin embargo, ¿cuán cierta es esta información?
En primer lugar, no hay manera de dejar de pagar el IVA, éste es un impuesto de obligatorio cumplimiento para las empresas. En segundo lugar, la rebaja final sobre el precio publicado no es del 21 % (o el porcentaje que corresponda), puesto que el valor del IVA se calcula sobre la base imponible y no sobre el precio final del artículo. Esto significa que el verdadero descuento sería de un 17 %.
Pero hasta ahora no suena tan mal, al final del día, ahorrar el 17% de precio final de un producto sigue siendo una atractiva oferta. Sin embargo, no todos los productos vendidos por la empresa entran dentro de las ofertas, siempre existen ciertas categorías o marcas de productos que son excluidas de ese día promocional.
Otro aspecto menos evidente en relación con el día sin IVA es que ,investigando con antelación al día de la oferta, podremos observar que los productos que sí entran dentro del descuento sufren un repentino aumento del precio justo antes del día promocionado.

¿Cómo aprovecharlo?

Sin embargo, no todo es negativo en torno al día sin IVA. Para aprovecharlo sólo se necesita de información y planificación.
Primero, nos aseguraremos de tener toda la información referente a los precios de los productos en diferentes establecimientos, así evitaremos caer en promociones falsas de productos que recientemente hayan sufrido aumentos repentinos.
Después, planifiquemos con exactitud los productos buscados y el precio que estamos dispuestos a pagar, así se evitará caer en compras compulsivas y dejarse llevar por la emoción del momento.
Investigando los precios del mercado y planificando las compras con antelación, lograremos aprovechar al máximo las ofertas del denominado día sin IVA y ahorrar un porcentaje del precio final sin tener que sucumbir ante la publicidad engañosa.

Sharing is caring!