Sharing is caring!

Los que tenemos perros en casa sabemos que no todas las opciones de comida para perros que existen en el mercado son igual de buenas para alimentarlos, por lo que elegir bien no es una tarea fácil. En este artículo intentaremos daros información que os resulte útil a la hora de elegir la mejor opción.

¿QUÉ TIPO DE COMIDAS PARA PERRO EXISTEN EN EL MERCADO?

En primer lugar, conviene saber que existen 3 tipos de comida para perro: la comida seca, la húmeda y la semihúmeda. En este artículo nos centraremos en las dos primeras opciones por ser las más utilizadas y recomendadas. A título informativo, os diremos que la comida semihúmeda está fabricada con tejidos animales, cereales, grasas y azúcares y sería la menos nutritiva de las tres. Dependiendo de las características de vuestro perro deberéis darle una u otra opción, o bien combinar ambas. Entre ambos tipos existen diferencias, por lo que deberéis tener en cuenta los siguientes factores:

Almacenaje

Las raciones de comida para perros húmeda para perros ocuparán un mayor espacio que las mismas raciones de pienso, por lo que dependiendo del tamaño de tu casa o de la frecuencia con la que puedas ir a comprar deberás decantarte por una u otra.

Precio

El alimento húmedo para perros suele tener un precio mayor que el seco. Esta diferencia se produce principalmente por el mayor coste del transporte en la cadena de distribución, ya que al ser un alimento con una mayor cantidad de agua, una ración individual pesará más que una de comida seca. Así mismo, el coste del envase también hará que se incremente el precio por ración (mayor número de envases para almacenar la misma cantidad que el pienso seco). En este sentido cabe decir que al ser comida con un mayor porcentaje de humedad, también aportará una mayor hidratación a tu mascota.

Caducidad

Ambos formatos tienen una fecha de caducidad larga. Sin embargo, hay que tener en cuenta varios factores. Si compramos sacos de pienso de gran tamaño, es muy probable que dicho saco permanezca abierto durante meses. Los fabricantes lo tienen en cuenta, por lo que su contenido en conservantes y antioxidantes es mayor para evitar que su exposición al aire durante un largo periodo de tiempo no lo deteriore ni le haga perder sabor. Si nos decidimos por este tipo de pienso seco y no nos importa gastar un poco más (los envases grandes suelen salir más económicos), es preferible que compremos envases más pequeños que no tendrán tantos conservantes y aún así no se deteriorarán porque se consumirán rápidamente.

En el extremo opuesto está la comida para perros húmeda, que caduca a los pocos días de abrirla. Pero eso no debería de ser un inconveniente, porque suele venir en envases de una o muy pocas raciones, así que guardándolo en la nevera no deberíamos de tener ningún problema para conservarlo y que se mantenga en condiciones óptimas durante el tiempo que indique el fabricante.

 

Comida para perros

 

Problemas dentales

Uno de los mayores beneficios del pienso seco es que su textura crujiente ayudará a tu perro a tener una mejor salud dental. Tened en cuenta que, junto con el uso de snacks específicos, masticar pienso seco ayuda a mantener el sarro y la placa a raya.

Grasas

Por lo general, la comida húmeda contiene un mayor porcentaje de grasas que la seca, por lo que si nos decantamos por este tipo de alimentación será importante que controlemos las cantidades y que sigamos las indicaciones del fabricante o de nuestro veterinario de confianza.

Nutrientes

Ya sea pienso seco o alimento húmedo, es muy importante que antes de decidirnos por una marca leamos atentamente su composición. Como sabréis, los ingredientes de la etiqueta no están puestos en un orden aleatorio, sino que están enumerados en orden descendiente según la cantidad. Tened en cuenta que los perros son carnívoros, por lo que es conveniente que los ingredientes principales de su alimentación sean carnes y pescados, es decir, que en el primer lugar de la composición aparezcan proteínas animales y por tanto éstas sean la base de su dieta.

Conviene que nos mantengamos atentos en este sentido para no dejarnos engañar por el marketing de algunos fabricantes. Es muy común que las etiquetas incluyan la palabra “pollo”, pero eso puede significar que sólo contiene plumas, huesos, patas, etc. De la misma manera, no hay que fiarse de la frase “con sabor a …” que suele ser muy utilizada y que podría significar que sólo contiene aromatizantes y ni rastro de carne. Por lo tanto, lo importante será que en la etiqueta aparezca “carne de pollo, ternera, etc.”.

En cuanto a los cereales, hay diferentes opiniones acerca de si los perros deben o no consumirlos. Muchos defienden que como desciende del lobo, la dieta del perro nunca se ha basado en cereales y que por tanto su organismo no está preparado para asimilarlos. Sin embargo, hay estudios recientes que determinan que en los últimos tiempos el organismo de los perros se ha ido adaptando hasta ser capaz de descomponer los hidratos de carbono que les aportan los cereales. Nosotros pensamos que un buen alimento para perros se tiene que basar en proteínas animales y que aunque puede contener cereales, sólo debería hacerlo en un porcentaje muy pequeño.

 

Comida para perros

COMIDA PARA PERROS SEGÚN SUS CARACTERÍSTICAS

En el mercado existen cientos de variedades diferentes de alimento para perros, para diferentes razas, edades, la actividad física que realizan, el tamaño… por lo que también deberemos de considerar todos estos factores a la hora de decantarnos por un tipo de alimento en concreto.

Tamaño

Entre los cientos de razas que existen hay grandes diferencias de tamaño, y eso influirá en el tipo de comida que deberemos darle a nuestro perro. Un perro pequeño tiene un metabolismo más rápido, por lo que será importante que para ellos elijamos un alimento con alto contenido energético. Al contrario, los perros grandes tienen un metabolismo más lento, por lo que podrían tener problemas de obesidad y es conveniente decidirse por una dieta baja en grasas.

Edad

Los perros, como los humanos, necesitan una alimentación diferente según su la etapa de su vida en la que se encuentren. Los cachorros, tras el destete, necesitan un periodo de adaptación gradual hacia la alimentación adulta. Durante dicho periodo, necesitarán un alimento que fortalezca su crecimiento muscular y que les aporte una alta cantidad de energía que cubra sus necesidades diarias. A esa edad tienen una actividad muy intensa, por lo que necesitarán alimentos ricos en proteínas y grasas, que además les ayudarán a crecer sanos y fuertes.

Se considera que un cachorro pasa a la edad adulta a partir del año de vida, dependiendo de su raza. En esta etapa los perros dejan de crecer, por lo que necesitarán ingerir una dieta menos calórica que los cachorros, siempre teniendo en cuenta el tipo de raza. En cuanto a los perros mayores, a partir de los 7 años para las razas grandes y unos 12 para las pequeñas, necesitarán una dieta aún más baja en calorías y grasas. Tened en cuenta que como los humanos, su actividad disminuye con la edad, por lo que necesitarán ingerir menos hidratos de carbono o grasas. Si no disminuyéramos su ingesta, podrían acabar sufriendo problemas físicos como el sobrepeso.

Raza

La Federación Cinológica Internacional estima que existen 343 razas de perros. Aunque bien es cierto que existen alimentos para algunas de ellas en particular, no los hay para todas. Por eso, para elegir una buena comida para perros teniendo en cuenta la raza de nuestro perro conviene que nos fijemos en sus rasgos generales. Por ejemplo, hay razas que según su mandíbula necesitarán pienso con croquetas más o menos grandes o con una forma específica que se adapte a su mordida. Según el tipo de perro, también tendremos que fijarnos en si el pienso es más o menos digestible, o si esa raza es propensa a tener algún tipo de problema o enfermedad para el que haga falta que les aportemos más vitaminas, etc.

Actividad

También será necesario que adaptemos la comida para perros según la actividad que tenga. Si tu perro es de una raza deportista, de caza o simplemente es muy activo, tendrás que darle un alimento con un aporte elevado de energía que le ayude en su actividad. Por el contrario, un perro que salga a la calle y sólo pasee o que tenga un estilo de vida relativamente sedentario tendrá que recibir un aporte calórico inferior para no sufrir un aumento de peso que le pueda perjudicar.

Esperamos que con este artículo hayáis conseguido tener una imagen global de todos los factores a tener en cuenta a la hora de elegir la alimentación más adecuada para vuestro perro. En cualquier caso, recordad que cada perro es diferente y que por tanto deberéis de basaros en vuestra experiencia y la de vuestro veterinario de confianza para decidir cuál es la comida o pienso que más le conviene, así como las cantidades que debe ingerir. Así mismo, no olvidéis que como nosotros, cada perro tiene unos gustos, por lo que no tienen por qué gustarle todas las marcas y formatos. Para ayudaros a decidir, os recomendamos que recurráis a muestras gratuitas de las mejores marcas para que consigáis dar con su alimentación ideal y así al final sólo tengáis que comprar aquello que sepáis que le funciona y le gusta.

 

Comida para perros

Sharing is caring!