Sharing is caring!

Con el buen tiempo, empiezan los viajes a la playa o a la piscina. No sólo lo hacemos para darnos un baño que nos haga hacer más llevaderas las altas temperaturas, sino también para tumbarnos con la finalidad de que la exposición solar cambie nuestro tono blanquecino propio del invierno.

Ya sabéis que las primeras veces que nos tumbamos a tomar el sol después de todo el invierno sin hacerlo debemos de extremar las precauciones. Los dermatólogos recomiendan utilizar la protección más alta, siempre con filtros UVA y UVB, al menos durante las primeras exposiciones. Posteriormente, podéis adaptar el factor de protector solar a vuestras necesidades, siempre teniendo en cuenta el mínimo recomendado para vuestro tipo de piel. Y es que nuestro cuerpo necesita acostumbrarse de nuevo al sol después de haberlo tenido tantos meses olvidado.

Parece que cada vez somos más conscientes de que la piel no olvida y que por tanto el uso de una crema solar es imprescindible. Sin embargo, aún somos pocos los que cuidamos nuestra piel también tras la exposición solar.

exposición solar

Si cuidamos la piel correctamente después de haber tomado el sol, conseguiremos múltiples beneficios a corto y largo plazo. Si queréis tener una piel hidratada y saludable, además de prolongar el bronceado durante más tiempo, tomad nota de estos consejos:

Ducha tras las exposición solar

Tras la exposición solar, una ducha con agua tibia y jabón suave con ingredientes calmantes como el aloe vera nos aportarán un extra de cuidado a la piel. Además, conseguiremos refrescarnos y preparar nuestro cuerpo antes de aplicarle un after sun que nos ayudará calmarlo.

After sun tras la exposición solar

El uso de un after sun tras la exposición solar será lo que más os ayude a aliviar vuestra piel a corto plazo. Estas lociones específicas no sólo hidratan, sino que tienen propiedades calmantes, reparadoras y antiinflamatorias que calmarán vuestra piel. Si os lo aplicáis después de haber secado tu piel tras la ducha será más efectivo, ya que vuestra piel estará limpia de residuos como la arena, la sal, el cloro, el protector solar, etc.

¿After sun o crema hidratante?

Aunque las dos opciones son beneficiosas, el after sun está especialmente formulado pensando en las necesidades de nuestra piel tras haber tomado el sol. Es decir, conseguiremos aliviar la sensación de quemazón, además de calmarla, desinflamarla y ayudarla a regenerarse. La crema hidratante, por otro lado, tan sólo nos aportará hidratación. Pero si es lo único que tenéis a mano, también la podéis utilizar.

exposición solar

Hidrátate tras la exposición solar

Parece una tontería, pero el verano es la época del año en la que más enserio debemos de tomarnos el hecho de beber entre 1.5 y 2 litros de agua al día como mínimo. Las altas temperaturas nos hacen sudar más, y con el sudor perdemos agua y minerales imprescindibles para la piel. Así que beber el agua recomendada nos ayudará a mantener nuestra piel más hidratada y con mejor aspecto. Esto es especialmente importante los días que tomamos el sol, ya que la pérdida de líquidos se multiplica y nuestra piel podría sufrir aún más. Otra opción son los zumos naturales o el gazpacho andaluz, que nos refrescarán, nos hidratarán y nos aportarán energía.

¿Qué hacer si me quemo tras la exposición solar?

Todos estos consejos se deben de seguir tras cualquier exposición solar. Si además te has quemado, deberás tener especial cuidado al seguir estos pasos, es decir, no utilices esponja en la ducha ni te frotes en exceso cuando te apliques el after sun, que, por cierto, te aconsejamos utilizar todas las veces que sea necesario hasta conseguir que tu piel vuelva a su estado normal. Por otro lado, si las quemaduras te producen mucho dolor, puedes tomar alguna pastilla para reducirlo, como paracetamol, ibuprofeno, aspirinas… Si el dolor persistiera, se formaran ampollas o tu estado de salud empeorara con fiebre, etc., deberás de acudir al médico.

 

Siguiendo todos estos consejos, conseguirás minimizar los efectos producidos por los rayos solares, que son tan perjudiciales para nuestra salud. Además, encontraréis más información sobre vuestro fototipo de piel y el FPS en nuestro artículo sobre cremas solares para la cara. Con los cuidados adecuados antes, durante y tras la exposición solar, conseguirás disminuir los efectos nocivos del sol, como la aparición de arrugas, manchas, el envejecimiento cutáneo o enfermedades como el melanoma. Por otro lado, conseguiréis que vuestro bronceado dure más, ya que vuestra piel se secará y se exfoliará menos.

 

exposición solar

Sharing is caring!